• Andy Davis

Confíe en la Palabra de Dios, no en técnicas


El siguiente artículo fue traducido de 9marks.org, para ver el original, haz click aquí

La poderosa Palabra de Dios ha estado construyendo el reino de Cristo desde el comienzo de la historia redentora. Nunca ha sido derrotada, y nunca lo será. Satanás ha estado oponiéndose a la Palabra de Dios desde que se deslizó hacia Eva en el Jardín del Edén y cuestionó la autoridad de Dios, reclutando a la humanidad a través de Adán para unirse a su rebelión. Pero desde ese horrible momento, la Palabra de Dios ha estado destruyendo el reino de Satanás, empujando hacia atrás la oscuridad y rescatando a los cautivos elegidos. Satanás nunca ha podido domar la Palabra, encadenar la Palabra, detener la Palabra, o hacer extinta la Palabra.

Y así, si una iglesia debe ser revitalizada, esto ocurrirá sólo a través de la Palabra de Dios. Entre más los líderes revitalizadores confían solamente en la Palabra de Dios, más poderosos serán sus esfuerzos.

La revitalización no es nada menos que la transformación de los corazones humanos -por conversión o santificación- a escala de toda la iglesia. Esta obra de salvación integral viene solamente a través de la fe en Jesucristo, y Romanos 10:17 dice que la fe salvadora viene por el oír la Palabra. No importa qué otras cosas sucedan en su iglesia; si la Palabra de Dios no es central para el esfuerzo de revitalización, nunca ocurrirá una transformación genuina y duradera.

MUERTE A LA VIDA, OSCURIDAD A LA LUZ

Tal vez el versículo más claro de la Biblia sobre la esencia de la regeneración es 2 Corintios 4: 6: "Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo". Este es el milagro de la regeneración, de ser hecho una nueva creación en Cristo. Pablo compara el poder de Dios para declararle vida en un alma muerta al poder que él mostró en la creación al declarar luz en un universo oscuro.

Este momento de creación espiritual es la "piedra angular" de cualquier esfuerzo de revitalización de la iglesia. Una obra posterior es similar: la iluminación creciente del Espíritu en los corazones de los existentes miembros regenerados de la iglesia. Esta obra progresiva de iluminación revela la radiante gloria de Dios en Cristo, así como los propósitos de Dios para nuestras vidas y para su iglesia. La fe es la vista del alma (Mateo 6:22) por medio de la cual vemos realidades invisibles, incluyendo la forma en que la iglesia local está fallando dentro del plan de Dios.

Por lo tanto, la pieza central del ministerio de la Palabra de Dios en el púlpito, en la escuela dominical y en todos los estudios bíblicos y relaciones de discipulado debe ser la clara proclamación de Cristo crucificado y resucitado como el único Salvador para los pecadores. Aunque la predicación continua de doctrinas menores es esencial para un ministerio completo de la Palabra, el evangelio de Cristo debe ser primordial. Como Pablo dijo: " Cuando fui a vosotros, hermanos, proclamándoos el testimonio de Dios, no fui con superioridad de palabra o de sabiduría, pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste crucificado." (1 Corintios 2: 1-2). Aquí, Pablo está rechazando la sabiduría humana que era la gloria de Grecia y la envidia del mundo pagano de su tiempo. La sabiduría de Dios para la raza humana pecadora es la cruz de Cristo. ¡Declare esto!

LAS TÉCNICAS DEL HOMBRE NO PUEDEN REVITALIZAR

La idea de que el avivamiento -o para nuestros propósitos, la revitalización- puede reducirse a una serie de principios o técnicas inevitablemente exitosas, sigue viva hoy en día. Todo lo que tienes que hacer es buscar en Google algo así como "diez pasos sencillos para la renovación de la iglesia", y obtendrás un potpourri increíble de consejos prácticos.

Es cierto que cada situación de revitalización de la iglesia es única, con su propio conjunto de desafíos. Sin embargo, en todos los casos, la verdadera revitalización no viene con las técnicas desarrolladas por el hombre, sino con una firme confianza en la suficiencia de la Palabra de Dios para transformar los corazones humanos.

En el siglo XXI, las técnicas de revitalización centradas en el hombre se centran en otras maneras de hacerle cosquillas a la sensibilidad de los buscadores, asistentes y miembros de la iglesia. Estas técnicas no son muy diferentes del enfoque de la Iglesia Católica Romana medieval o Charles Finney y otros predicadores del Segundo Gran Despertar (The Great Awakening).

Apelando a los cinco sentidos en la Edad Media, nos dió catedrales de arquitectura sobresalientes, magníficos vitrales, magníficas esculturas, los majestuosos tonos de los órganos de las pipas y los "olores y campanas" de la misa latina. En la época de Finney, estos apelos a los sentidos se centraban en la predicación de alta energía con presentaciones teatrales de temas bíblicos, la presión psicológica del "banco ansioso" (más tarde desarrollado en las técnicas de la "invitación" y el "llamado del altar", y el uso de música relevante y culturalmente agradable.

Hoy en día, nuestras técnicas pueden incluir un edificio de aspecto elegante diseñado para parecer un “country club”, electrónica de vanguardia, música de vanguardia de adoración que se mantiene al día con los gustos populares, el uso de teléfonos inteligentes de mano y cuentas de Twitter para permitir una conexión interactiva con el predicador y la audiencia, y sermones "relevantes" que abordan de inmediato las necesidades sentidas de los oyentes y en su mayoría se alejan de la teología profunda. El empleo de tales técnicas centradas en el ser humano nunca producirá una auténtica transformación del corazón humano y, por lo tanto, nunca producirá una revitalización genuina.

Confíe en la Palabra

La fuerza más significativa en la revitalización de cualquier iglesia local es el ministerio continuo de la Palabra de Dios, domingo a domingo. Si usted es miembro en una iglesia que necesita revitalización, debe orar para que Dios levante a un fiel expositor bíblico para predicar la Palabra de Dios desde el púlpito. Si eso ya está ocurriendo, oremos para que Dios sostenga a ese hombre en su difícil trabajo, ya que a menudo vienen tiempos en la revitalización de la iglesia cuando los miembros no regenerados de la iglesia "no soportarán la enseñanza sana", sino que tratarán de rodearse de maestros conforme a sus propios deseos (2 Timoteo 4: 3).

Si usted es un pastor en una iglesia que necesita revitalización, busque ganarse la confianza de la gente así: manejando fielmente la Palabra de Dios. Cuando su iglesia confía en usted, la gente será menos propensa a dividirse con respecto a las doctrinas difíciles.

* * * * *

Nota del editor: Este es un extracto del nuevo libro de Andy Davis, Revitalize.

#sanadoctrina #predicación #expositiva #liderazgo #iglesia #iglesialocal #doctrina #sermones

9 vistas
© 2020 by Tu Palabra es Verdad